fbpx

Durante estos días, una vez hemos pasado las vacaciones de Navidad, estáis viendo en nuestras redes sociales que hablamos muy frecuentemente de la poda de la viña. Es normal que, si no sois enólogos o no conocéis todos los secretos de la enología, no sepáis exactamente qué es esto que estamos haciendo. Bien, ¡os lo queremos explicar para que os sintáis más cerca nuestro!

La poda es la práctica que consiste en reducir la parte negativa de la viña, eliminando parte de su estado habitual. De este modo se limita su crecimiento natural y, como consecuencia, se mejora la calidad de la uva y su rendimiento.

Los meses de enero y febrero son claves para realizar esta importantísima tarea. Pero no en todas las bodegas se lleva a cabo durante la misma época del año, del mismo modo que la vendimia no coincide en todos los terrenos. Esto depende de las condiciones climatológicas y otras características del suelo de cada localización. En el Pla de Bages, por ejemplo, sí que se trabaja durante los meses de invierno.

Una viña es, en pocas palabras, una liana trepando con ramas que, a menudo, consiguen medir hasta 30 metros de altura. Así pues, la poda de la viña consiste en eliminar gran parte de estas ramas, puesto que el objetivo de esta práctica es producir buena uva. Es un claro caso en el cual prioriza la calidad a la cantidad.

Para llevar a cabo la poda de la viña es importante tener en cuenta una serie de características:

  • El clima: se aconseja no realizar la poda en días nublados o lluviosos. La humedad puede afectar negativamente a la madera de la viña.
  • Las condiciones territoriales: el frío también puede ser un enemigo para la poda, por lo tanto, en terrenos gélidos se tendría que realizar la práctica a finales de invierno.
  • La variedad: existen variedades tardías y precoces. Será mejor empezar por las primeras para avanzar el brote de éstas y a la vez retrasar las segundas.
  • La edad de la viña: se priorizan las plantaciones más viejas ante las viñas jóvenes para dejar que estas últimas acaben de madurar y no sufran heladas ni afectaciones climatológicas.

poda de la vinya

 

Pero el ciclo de la viña no finaliza en la poda. ¡Esto sólo acaba de empezar! Te explicamos cuáles son los pasos más importantes que toda bodega tiene que seguir para realizar el trabajo bien hecho.

 

1. Inflorescencia

Cuando se ha finalizado la poda de la viña y la plantación del fruto, se pasa a una siguiente etapa: la inflorescencia.

Las hierbas ya crecen en las viñas y se tienen que ligar los sarmientos para dar vida a la uva. Requiere un trabajo minucioso para que todo salga como se espera.

 

2. Floración

Al mes de abril, justo acabada la inflorescencia, se pasa a la floración. Las viñas ya germinan y las hojas empiezan a saludarnos.

El viticultor tiene que seguir podando y llevar a cabo los tratamientos requeridos porque las cepas no sufran plagas ni dolencias.

 

3. Cuajado

La flor empieza a abrirse y por ello es importantísimo que la climatología sea favorable. Una lluvia torrencial podría ser determinante para obtener resultados menos positivos de lo que esperamos.

Los tratamientos se siguen realizando despacio. Esta etapa dura hasta julio, aproximadamente, coincidiendo con la subida de las temperaturas.

 

4. Envero

El fruto ya empieza a madurar entre los meses de julio y agosto. Es importante un control detallado del crecimiento de la viña.

Nos encontramos en un punto que permite estimar cómo será la vendimia que llevaremos a cabo en las próximas semanas.

poda de la vinya
La poda de la viña

 

5. Vendimia

La cosecha de la uva tiene lugar en septiembre y octubre, dependiendo de las condiciones climatológicas que se han sufrido durante el año y de la zona territorial donde nos localizamos.

Se trata del proceso más laborioso de todo el trabajo que se hace en una bodega. Aquí se obtiene definitivamente el resultado de las tareas que se han hecho desde la anterior vendimia.

 

6. Caída de la hoja

Las hojas de la viña cambian de color. Ya no son verdes, sino marrones, como es habitual en otoño.

En este momento se vuelve a empezar el proceso de la poda de la viña y el resto de tareas en los siguientes meses. Y, así, ¡sucesivamente!

poda de la vinya

 

Este es el ciclo de las viñas de una bodega como es la nuestra. Como hemos dicho anteriormente, varía en función del terreno y las condiciones climatológicas.

Si quieres ver el escenario en el cual desarrollamos todo este trabajo, ¡te invitamos a Celler Grau i Grau!

Dejar un comentario